lunes, 18 de febrero de 2008

¿Bodegas? ¿Restaurantes? ¿Ambos? ¿Nada?

Estaba hace poco hablando con un hostelero que tiene una carta de vinos bastante bien apañada y que muestra cierto interés por el mundo del vino y me hizo una pregunta que considero inteligente:

¿Cómo queréis que un hostelero venda vino si luego nos quitáis clientes con esos restaurantes que se están montando en cada bodega?

Pues oiga, que estoy de acuerdo. No se me enfade. Como dije en el anterior post, zapatero a tus zapatos aunque no creo que esta sea la causa principal del por qué de la falta de rotación de vinos en la hostelería. Que si quiere que nos enfademos hablamos de los márgenes en la hostelería. Pero eso sería otro tema. Y en este, pues le doy la razón a este hombre de los fogones.

La verdad es que dando una vuelta por cierta zona cercana, uno se encuentra con multitud de bodegas que ofrecen, no ya contratar un catering por si tienen alguna visita importante y que lo veo como buena opción para casos puntuales, si no un restaurante puro y duro.

Si yo fuera un propietario de un establecimiento de hostelería no vendería ese vino. Así de rotundo. Si una bodega ofrece, por ejemplo, comidas para 70 personas y ofrece su vino en las mismas…pues igual algún cliente le quita al hostelero. ¿Y luego va a ir a pedirle que le meta el vino en la carta?...

Ahora estas modas de reclamo enoturista parece que implican que la bodega parezca un centro comercial: bodega + restaurante + tienda + hotel + spa + …¡oigan, pongan putiferios también!

No lo veo así. Sí al enoturismo planificado, como región, en donde un visitante pueda acceder a bodegas y disfrutar con el verdadero trabajo de éstas, a hoteles con encanto de la zona, a restaurantes típicos, y en el fondo, a contribuir al desarrollo de la zona en donde todos sus ingredientes puedan verse beneficiados para hacer un plato global más apacible y disfrutable.

¿Y si hablásemos de casos en donde la distribución ni es respetada y es saltada?. Pues eso, que nos olvidamos del refrán ese inicial de los que fabrican zapatos.


Un saludo

--------------------------------------

The Show Must Go On (Queen)

13 comentarios:

José Luis Giménez dijo...

Nos ha tocado vivir un mundo, una época, en la que no hay ni toros ni toreros. Toooodos hacen de todo y muy pocos lo hacen bien. Que al fin y al cabo hombres renacentistas alguno hubo y se pudieron contar con los dedos de la mano... ¡del Capitán Garfio!
En muchísimos restaurantes el servicio del vino es un carajal, los márgenes son... ¿originales? por ser amables. Pero en este caso que indicas ¿qué ocurre? ¿cómo es el servicio de hostelería en estos lugares? ¿son tan buenos restaurantes /hotel/spa/circuito de pijamarama como bodega? Buff... no sé, no me gustan conceptualmente este tipo de parques temáticos para adultos.
Por cierto lo de los lupanares cercanos a centros enólogicooos... ehem... siempre me ha hecho gracia la vía de servicio que hay por Burgos, dirección La Rioja, que en un lado tiene alguna bodega y en el otro lugares cuyos neones promocionan óperas de Verdi, por que... son lugares promocionales de cultura ¿verdad? Saludos. Jose.

samuel cano dijo...

Hombre Iñaki, no se puede ser tan radical. Hablando de esto con mi padre, el me comentaba que antes cuando mi abuelo tenia bodega y elaboraba su vino, siempra cuando venia algun comprador o algún corredor para llevarse muestras o provar para comprar o no, el ritual era el siguiente, subirse al susodicho al entarimado de tinajas y hacerle probar una tras otra, cuando conseguia ponerlo bien, se lo llevaba a su casa y mi abuela o mi tia había preparado un buen cocido o unas gachas o unas migas o cualquier otra cosa del menu tradicional y con otra media arroba, pocos se iban sin comprar.

Ahora ya no hay entarimados de madera, ni arrobas, ni cosas asi, pero no creo que tener o poder disponer de una sala donde dar de comer o cenar a un grupo interesado en gastronomia y vinos de la bodega y de la zona, no creo que le hagan la competencia a nadie. Es más este fin de semana he estado en dos bodegas, no hemos comido en ninguna de ellas, pero si en 2 restaurantes,desayunado en una cafeteria y cenado en otro bar, sino hubiera sido por esas dos bodegas, los otros establecimientos de hosteleria no los habria pisado, seguro.

Salud y buen vino.

La Guarda de Navarra dijo...

Iñaki y Samuel, ambos tenéis razón. Un termino medio sería lo mas justo.
Por Pamplona hay algún valiente que cuatriplica el precio de distribución para incluir su vino en la carta. Y luego:"Es que la gente no bebe vino. La Guardia Civil, la alcoholemia. Este vino no lo conoce ni Blas,..." Y yo cada día tengo más agujetas en el estomago de reirme, por no llorar.
Sobre las bodegas si dinamizan el turismo de la zona, OK. Si lo monopolizan y encima llevan, como algunas de Rioja Alavesa, despedidas de soltero que utilizan el vino como vehiculo para sobrarse allí donde vayan. Pues mal.
Saludos, para no extenderme.

IGLegorburu dijo...

Jose, la verdad es que no sé cómo es el servicio del vino en los restaurantes de las bodegas. Y respecto a las luces esas que ves en ciertos letreros luminosos, pues que quieres que te diga, igual hasta hay menos “mamoneo” que en otros sitios con vides plantadas a sus costados. :-)

Samuel, ya he dicho lo de las comidas en bodega en casos puntuales. Y lo defiendo. No hay nada mejor como disfrutar con unos amigos o unos clientes una comida en la bodega a nivel privado. Hay buenos servicios de catering, los pagas, comes en bodega, el restaurante hace su labor y todos tan felices. O te haces una pequeña cocina para atenderles tu mismo (ya que a uno le gusta meter mano a los fogones) con un pequeño comedor, tipo merendero o txoko.

Otro caso es ir a una bodega y encontrarme un comedor para 50 o 70 personas, con menú, baños de Porcelanosa y una tropa de camareros explicándome las bondades de los puerros o de un pescado armonizado con su fantástico blanco fermentado en barrica. Eso es lo que critico, y que existe.

Guarda, estoy de acuerdo y ves bien por dónde voy ya que conocemos el percal. Una cosa es dinamizar el eno-turismo de la zona como decía, como algo estructural y más amplio que la actuación de bodegas independientemente, y otra cosa es sobrepasarse.

De márgenes, para otra ocasión...

Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

La contrapregunta al preocupado hostelero es sencilla. ¿y cómo se ve por parte de los vitiovultores la actividad de bastantes restauradores que montan sus viñas y producen su propio vino? Pensemos por ejemplo en el contumaz y zafio negocio de Adrià y compañía (no hace falta dar más detalles) o en el del propietario de las Pedroñeras.
Como ya se ha apuntado, el mundo en que una persona era una actividad y punto ha muerto. Todos hacemos de todo lo que nos apetece y aquí lo que cuenta es la ley de la oferta y la demanda. Estoy seguro, por poner un ejemplo de la parte "demandada"· por el hostelero, que si yo no hubiera comido a gusto en el restaurante de la bodegd de El Pago del Vicario, jamás volvería allí.
Como, por otra parte, tardaré unos años en volver a probar el vino de Adrià (por no hablar del cava que se hace embotellar Santi santamaría y que vende como propio porque pone su nombre allí.
No es tan "blanco o negro" el asunto y estamos en un momento en que, por lo menos yo, no anatematizo nada: pruebo y me quedo con la calidad que me convence, tanto en restaurantes puestos por bodegas como en vinos hechos por restauradores.
Saludos
Joan

IGLegorburu dijo...

Bien Joan, te has adelantado a lo que iba a comentar en el siguiente post. :-). Aquellos cocineros o restauradores que también tienen (no digo que hagan) su vino.

Pero mi idea de esta trama no es valorar la calidad. No estoy diciendo que en los restaurantes de bodegas se coma mal, ni que los vinos en donde la imagen sea un cocinero sea malo. No no.

Un saludo

Podolski dijo...

Iñaki,
Como hostelero te diría que da igual. ¿Por qué una bodega no va a poder iniciar una nueva división de ingresos?. Libre competencia, libre mercado. Es más si tuviera una, creo que sería de las primeras acciones de marketing que implementaría.
Te animas?

José Luis Giménez dijo...

Podolski, ¿no crees que competir ambos por el mismo nicho de mercado quizá sea contraproducente para ambos? Saludos. Jose.

IGLegorburu dijo...

Hombre Podolski, bienvenido al blog :-)

Sí, también un cirujano cardiovascular podría dedicarse a hacer cirujía maxilo-facial, por poner un ejemplo. O vamos, en el despacho de la bodega igual pongo una notaría, que eso da cuartos...El libre mercado no creo que signifique que uno pueda hacer de todo.

Que queréis que os diga. Entiendo a las bodegas como centros de producción a menor o mayor escala. Es mi segmento. No soy una casa de comidas, ni un restaurante, ni un casino, ni nada por el estilo.

La verdad es que casi todas las bodegas que conozco que han diversificado sus ingresos en esa manera que apuntas, el vino es un ingreso más, junto a ladrillos, tenedores, parques temáticos, prendas de ropa, etc. No viven del vino en sí mismo.

Eso sí, el restaurante propio es un buen medio para colocar las botellas rechazadas. Voy a preguntar a algunos de mis productores favoritos si tienen menú del día. Me temo que no.

Pero vamos, si quieres monto bodega con restaurante a tu lado. :-) ¿A cuánto ascienden las nóminas de camareros, cocineros, etc? ¿El vino lo sustenta?

Un saludo y a ver si te prodigas más

De acuerdo con lo que apunta Jose. Creo que esto es una cadena: Bodega, Distribuidores, Hosteleros, Clientes finales...La bodega puede producir, ser hostelero, ser a la vez distribuidor y tener al cliente final en la puerta. Pues sí, claro que es posible y al ritmo que vamos más. Por eso, señores distribuidores y hosteleros, apúntense al paro que llegan las bodegas. :-))

Lo digo todo un poco exagerado...

goloviarte dijo...

te invito a mi modesto blog directorio y de votaciones, http://aquiestatublog.blogspot.com
conocerás mas blog y te darás a conocer,pásate y apúntate en el libro de visitas y de paso mira algo de publi,eso valora mi trabajo,soy un particular en esta aventura,voy de blog en blog escogiendo los mas interesantes pero si consideras que escribirte esto es spam,te pido perdón y disculpas

samuel cano dijo...

No se Iñaki, si los productores que más te gustan tienen o no menú del dia, pero tal vez te sorprendan. En el viaje de mi hermana este verano a Alemania hizo una visita por el mosela, me trajo varios rieslings, bastante buenos, casi todos los productores eran agricultores con una pequeña bodega en la parte trasera de su casa y que el ayuntamiento les daba un permiso especial para en los meses de primavera verano, montasen un pequeño restaurante con 4-6 mesas en el patio y porche de la bodega. Como ves no es tan raro y a veces es casi logico.

Hay pueblos en los que si la bodega abriera un pequeño restaurante, seguro se comería mejor y por menos dinero, con mejor vino y mejores copas que en cualquiera de los que en la localidad hay, y por supuesto no les estaria haciendo la competencia, porque para eso se tendría que rebajar a su nivel, y no de precios precisamente.

Salud y buen vino.

IGLegorburu dijo...

Samuel, ya te digo que a mi me gusta lo del txoko, o pequeña cocina para atender a tus visitas, o contratar un catering con un restaurante para determinados clientes, etc. Pero no tener un comedor en el que dar de comer a 40 o 70 mesas, que los hay. Fomentemos que haya buenos restaurantes cercanos a las bodegas, y buenos servicios, y buenos centros de información turística, y buenos planos, y buenas indicaciones, buscando más el desarrollo rural y turístico de las zonas desde el punto de vista estructural y global y menos desde el punto de vista personal.

samuel cano dijo...

Hace un par de semanas comí en el restaurante de la bodega finca la estacada. Buen servicio y buen menu, aunque al ser domingo, la carta estaba bastante recortada, pero bueno, de lo que había, bastante bueno. Los vinos, pues los de la bodega, lo único bueno de estos restaurantes, es que en el único restaurante que va a poder tomar esos vinos a buen precio es ese.

Si me gusta o no me gusta, pues no lo se, seguro que los consumidores lo agradecen, aunque un sitio así claro que es competencia directa con los restaurantes de Tarancón, aunque a los precios de la carta y del menu, es facil que no quite muchos clientes, pero bueno.

Yo también prefiero que mi bodega ayude a los hoteles y restaurantes de mi pueblo, ahora queda por ver si los hoteles y restaurantes de mi pueblo me ayudarán a mi con el la venta del vino, lo veo más dificil.

Salud y buen vino.