martes, 23 de octubre de 2007

Pasarela de etiquetas

El pasado jueves día 18 se presentaban en Madrid los vinos que han obtenido 94 puntos o más en la edición 2008 de la Guía Peñín que verá la luz próximamente (si no lo ha hecho ya). Aprovechando que tuve que bajar a los madriles por otros motivos, decidí darme una vuelta por esta convocatoria a probar la supuesta “flor y nata” en lo que a etiquetas de vino español se refiere.

Las anteriores ediciones el lugar escogido solía ser un salón del Hotel Palace pero en esta ocasión se dio una vuelta de tuerca al escoger la discoteca (digamos que ahora es un espacio diverso y para diferentes eventos) MOMA de la C/José Abascal. Local moderno, contrapuesto al clasicismo del Palace, pero que resultó demasiado pequeño, agobiante y desenfocado totalmente para un evento de estas características. Focos demasiado cerca de los vinos, mesas demasiado juntas y ambiente un tanto oscuro hacían que más pareciera una cueva de los horrores en vez de un local destinado a probar unos vinos. Nada más lejos de la realidad ante los monstruos que irían apareciendo a lo largo de la velada.
Desde aquí, pido a la organización que se preocupe para las próximas veces en buscar algún sitio más apacible tanto para las bodegas representadas como para el público que se acerca al acto. Hubo un profesional que me describió perfectamente la situación: “Iñaki, esto parece una casa de p….” Y no le faltaba razón.

Resulta que había en total 44 vinos para probar aunque muchas bodegas aprovechaban para presentarnos también los otros productos que elaboran. Le pregunto a un bodeguero amigo que solamente llevó su vino puntuado que porqué no había llevado los otros. Me dijo que en teoría no se podía. Bueno, al final cada uno hace lo que le da la gana. Hay que venderse. ¡Viva la organización!

A la entrada me dieron un librito para apuntar notas de cada vino, aunque he de decirles que no soy muy amigo de ir apuntando todo, y menos cuando al cabo de muchos vinos ves demasiada homogeneidad y aburrimiento en cada copa. Por que esa es la palabra con la que puedo definir y resumir el evento: aburrimiento enológico. Hubo excepciones, claro. Las comentaré luego.

Empecé a escribir este texto hablando uno a uno de los vinos que fui probando pero me he dado cuenta que se alargaban demasiado mis comentarios un tanto negativos. Por eso, creo que es mejor que hable solamente de los vinos que probé y me gustaron. Si alguien quiere saber mi opinión sobre algún otro vino es mejor que me lo pregunte directamente y se lo comentaré pero prefiero obviar la cantidad de despropósitos y de sensaciones aburridas a las que mis papilas y fosas nasales se enfrentaron.

En Artadi (D. O. C. Rioja) estaba, entre otros, el Pagos Viejos 2005 Un vino en el que encuentro cierta complejidad en nariz, con bastantes aromas afrutados, especias, tostados, café, un punto avainillado pero todo respetándose en buena armonía. En boca tiene un buen ataque, un tanino vivo pero no muy amargoso, buena acidez y un final largo. Me gusta.

Llego a Bodegas Y Viñedos Pujanza a probar el Pujanza Norte 2005 (D. O. C. Rioja). Vaya, lo noto menos maderizado que el 2004, muy floral en nariz, complejo y bastante elegante y bastante hechito en boca, con cuerpo, volumen y largura.

Necesitaba agradar a mi boca tras varios “sustos” y menos mal que me vio Jesús Barquín para llevarme a tomar mi admirada “Las Cañas”. ¡Qué alegría de vino! Poco puedo decir que no haya dicho ya de esta excepcional manzanilla. Era el tercer vino que me gustaba.

Pasamos después a visitar a Chus Madrazo y probar su Viña del Olivo 2004 y Graciano 2005 (D. O. C. Rioja). El primero necesita bastante reposo en botella pero apunta maneras que me gustan, y el segundo tiene una rusticidad de uva que me encanta dentro de la dificultad que entraña hacer un monovarietal de esta uva. Chus lo advierte y recomienda tomar ahora el Graciano 96. Modernidad bien entendida y respetuosa desde mi punto de vista.

Hubo muchos vinos pero pretendo no cansarles y evitar el aburrimiento que pasé yo catando esa tropa de vinos mastodónticos, monolíticos. Terminé en Alvear, probando de nuevo el PX Solera 1830. Realmente un VINO con mayúsculas. Emocionante.

Nada más.

Tras salir de allí con un agotamiento en mis papilas y ver muchos comentarios sobre este Salón que me han parecido demasiado políticamente correctos, debo decir que lo mejor fue el jamón y la cecina, un puñado de vinos y poder ver a algunos amigos. Si esto es lo mejor del vino español, bueno…las mejores etiquetas, yo me exilio a la probatura de vinos más modestos y en donde encuentre una mayor diversidad y una menor homogeneidad. A vinos de estos precios (muchos por encima de los 50 €) hay que exigirles mucho más de lo que pude apreciar, no vale caer en la autocomplacencia y alabar unas determinadas etiquetas. Quien caiga, creo que va mal.

Me choca que en casi el 100% de los vinos tintos presentados (que eran la mayoría) ninguna marca tiene más de 20 años en el mercado, por lo que tampoco podemos asegurar ni comprobar la evolución real de unos vinos de alto precio que, supuestamente, deberían conservarse en buena plenitud unos cuantos años y a los que hay que exigirles eso. Al menos, no creo que el consumo esté para gastar 100 € cada dos por tres en cada botella de vino. Perspectiva histórica prácticamente nula (salvando el Único de Vega Sicilia)

¿Y los grados? Festival del humor…Muchos con 15, 15.5, 14.5 y cada vez más. ¡Muy heavy! Creo que hay un serio problema en este aspecto. Que cada uno reme como pueda.

Y como el tema va de sensaciones extrañas...¿dónde está Robert Plant? Vean...

http://es.youtube.com/watch?v=45MghyE8pOI

Es que soy de los Zeppelin clásicos. El refrito éste de Kashmir es un tanto extraño.

Un saludo

---------------------------------------------------------------

The Show Must Go On (Queen)

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Sé que soy un pesado, pero con respecto a los precios de los vinos seguiré insistiendo en que por cualquier precio, por barato que sea, un vino tiene que ser correcto. Entre 10-12 EUR el vino tiene que estar realmente bueno. Alrededor de los 20 EUR ya tiene que estar para hacerte mover las cejas y decir que está muy bueno... de ahí para arriba no hay excusas: Cojonudo como mínimo. Y ya si cuesta cosas como 50 EUR pues parece justo que venga el enólogo facedor a pasearme a hombros por el salón de casa.
El grado alcoholico. Esos 14.5 para mi ya comienza a ser escalofriante en un vino tranquilo.
Y las sensaciones... pues si hay que conformarse con que la complejidad sea vainillas / tostados / café / etc, eso y la promesa de que esas "nobles maderas" se integrarán con el tiempo (viva los adivinos para vinos que no llevan 10 añadas!) que paren el mundo que me voy bajando... Saludos. Jose.

IGLegorburu dijo...

¿Y si vale más de 100 €? :-)))

De todas formas, estos salones están muy bien para probar cosas que luego, al menos yo, no tengo intención de adquirir.

Al final, entre tanta presentación, la bodega liquida la producción en estos eventos descorchando botellas. Ya se sabe, vinos para dar nombre e imagen pero luego se come de...

Alguno de esos que hacen vinos de más 100 € ya está preparando una producción alta de vinos mucho más asequibles. Como ya ha cogido el nombre...ahora se dirá: "joer, mira el fulanito éste, qué buena RCP tiene este vino de 20, 15 o 10 €, ¡y encima debe estar bueno porque es del que hace el vino X que vale 200 €!". Al tiempo.

Un saludo

Anónimo dijo...

Por 100 EUR y con trayectoria cercana a cero años me tendrían que hacer cosas prohibidas en gran parte de los Estados de la Unión ;)))
Comenzar con un modelo de vino (one-)hit-wonder me parece comenzar la casa por el tejado. La fidelización enológica debe comenzar desde la base, consistencia del vino año tras año y cuando te hayas ganado al público podrás hacer cuvées especiales, y supermegavinos con precios estratosféricos, pero ¿si alguien no es capaz de hacer buen vino durante más de 5 años a un precio asequible tengo que confiar en él por un vino que no lleva ni 5 años en el mercado y lo vende a 60 EUR? Tengo como costrumbre el probar los vinos básicos de las bodegas, considero que han de ser capaces de hacer buen vino con lo esencial. Si no son capaces de esto: malo.
Ah, y no sólo he de confiar en que la bodega me dice que vale la pena gastarme 60 EUR en la primera añada de su vino, he de confiar porque además le colgarán alguna etiqueta de puntos antes de que los consumidores hayan podido dictaminar su lugar en los anaqueles.
Ejemplo de como construir la casa desde los cimientos: Contino. Vende un cerro de su reserva y constituye el ingreso regular y la base de consumo y eso permite que otros puedan disfrutar de El Olivo y el monovarietal de Graciano. Saludos. Jose.

manuel dijo...

No sé, Iñaki, pero me parece que, si tantos vinos insatisfactorios encontraste, debieras al menos hacer una lista de los que así te dejaron. Quizás podías poner rúbricas como "Sólo tedio", "Aburridos por pretensiosos", "Buche y pluma na más", "Potingue insufrible que dudaría en echar por el fregadero de la cocina, para no ofender al fregadero", "Abominaci´øn enol´øgica digna de defenestración inmediata", y así...:-)

O, si el problema es solamente el aburrimiento, podías usar una escala de "Bostezos" o "Losas".

A ver si te pones las pilas y nos das ese ranking, que si no nombras nombres va y quedas como "políticamente correcto" tú también (se oye la percusión y el piano, y una voz que dice: "Pleased to meet you, hope you guessed my name...)

M.

IGLegorburu dijo...

Pues otras cosillas que pude ver, probar y degustar se pueden resumir en breves comentarios.

Llegué a un stand de una bodega conocida: Ferratus (D. O. Ribera del Duero). El vino que ofrecía: Ferratus Sensaciones 2003. Escucho que a la persona que me acompañaba le dicen que sólo quedan 1000 botellas, bueno, rectifican y dicen 1300. ¿Acaso nos vio con cara de comprarlas? Mal ojo tenía. No pude catarlo ya que en ese momento me asaltó la idea de dirigirme directamente al stand de Bodegas Hermanos Sastre y probar su Viña Sastre Pago Santa Cruz 2003 (D. O. Ribera del Duero). Capa alta de color, nariz poco intensa, con tostados, torrefacta, café y algo láctica. En boca, serrería fina, como la de la serie Twin Peaks, vamos, de crimen y misterio. Tremendamente amargo, secante. Menos mal que había agua. Sin duda la mejor bebida de ese stand

Llego con mejor ánimo a Bodegas Mas Alta-Vinyes Mas Romaní del que probé en su día el vino más básico Artigas. Aquí presentaban el top La Creu Alta 2005 (D. O. C. Priorat). Pues como me suele pasar con muchos prioratos, me quedo con la gama baja. Aquí hay menos frescura, más madera, más concentración, más opulencia. Como creo que anda por los 90 €, eso que me ahorro.

Muga estaba cerca y ofrecían el Torre Aro y el Aro (D. O. C. Rioja). Iluso de mí pregunto si no tienen un Prado Enea del 78 por ejemplo. Se ríen. Me río. Me sirven. Digo: buffffffffff. Ni uno ni otro. Mastodontes en botella. Alejados de lo ¿antiguo? riojano y buscando modernidades que no consigo comprender. Vinos con fruta sobremadura, madera en exceso, densos, no equilibrados. Nada, que no.

El Pisón 2005 no me convence, parco en nariz, y demasiado corto en boca, busco y rebusco aromas y no veo más que fruta madura, chocolate, cacao, especias y torrefactos, un punto de humedad. En boca, un tanto desequilibrado y maduro, tanino un tanto agresivo, pequeño dulzor final.

Subo unas escaleras y me encuentro con Clos Mogador 2004 (D. O. C. Priorat). Un puñetazo de Tyson. Su color sería deseable para sustituir recambios de Mont-Blanc o Waterman. Una nariz vegetal, herbácea, con muchas marcas de barrica y noto apuntes pizarrosos pero en menor potencia de la esperada para un vino que se le supone “el top”. Boca potente, amarga, secante, herbácea. Para aquellos que opinen que la elegancia de Carmen de Mairena es la deseable.

Pingus (D. O. Ribera del Duero). Vino con un precio para pocos y que íbamos a probar ese día unos cuantos. Color rojo granate intenso. Nariz no muy potente, cremosa, tostados, cacao, fruta madura. Chocolate…Todo muy Taransaud de lujo. Eso debe ser lo que "mola". En boca es graso, untuoso, acidez media, tanino muy vivo que desvirtúa el conjunto dando una amargosidad un tanto obtusa. Que se pula, que falta le hace. Compren botellas y me lo cuentan en un futuro.

Calvario 2004 (D. O. C. Rioja): si solamente se oliera pasaría por un vino interesante.

Aurus 2005 (D. O. C. Rioja): ni aún oliéndolo.

Finca Sandoval 2005 (D. O. Manchuela): un puerco espín en aristas.

D`Or 2003 y Joan d'Anguera El Bugader 2004 (D. O. Montsant): curiosa la historia de clones de la universidad de Davids que me contó buscando la similitud con syrah californianos…y olé! Debo decir que escuchando atentamente lo que decía me olvidé la copa en la mesa y no los probé.

Dalmau 2003 (D. O. C. Rioja): Oigo que buscan la sedosidad, la finura. ¿La habrán encontrado? Yo sigo buscando...

Nido y Clio 2004 (D. O. Jumilla): ideales para echarlos a una cazuela de morcillo asado.

Nora da Neve 2006 (D. O. Rías Baixas): más plano que un folio y dominado por madera.

Aalto PS 2004 (D. O. Ribera del Duero): un insulto a lo que considero elegancia en un vino.

Valtosca 2006 (D. O. Jumilla): mermeladas demasiado artificiales, ni la conservera Hero las hace así.

Dido 2006 (D. O. Montsant): sulfuroso a tope, no se podía beber en ese momento.

Contador 2005 y La Viña de Andrés Romeo 2005 (D. O. C. Rioja): pues ni fu ni fa

Predicador 2005 (D. O. C. Rioja): ¿Y la estructura de este vino?...de viaje.

Ya ves Manuel que ante esos sonidos del piano y percusión uno se siente a gusto :-)

http://es.youtube.com/watch?v=wv9wuAmF5QA

Un saludo

Anónimo dijo...

Ah, pues nos has dejado las cosas más claras, sí. :-) Saludos. Jose.

manuel dijo...

¡Wup wuuuuuuuu!

M.

J. Gómez Pallarès dijo...

Joder, Iñaki, qué pasada.Impresionante: voy a digerir lo que acabo de leer. Y gracias, Manuel, por provocarlo.
Joan

IGLegorburu dijo...

Bueno, son meras opiniones personales de cómo encontré los vinos en el momento y condiciones en que los he probado. También hubo cosas buenas como ya dije. La entrada inicial contenía todos los comentarios, al final obvié los que no me convencieron, pero como lo pidió el amigo Manuel y no suelo tener pelos en la lengua tanto para lo bueno como para lo malo pues lo puse.

De todas formas, lo mejor es el video de youtube. Esos si que son atemporales y conservan buena acidez. :-)

"Please allow me to introduce myself
I'm a man of wealth and taste
I've been around for a long long year
Stole many a man's soul, and faith..."

La Guarda de Navarra dijo...

Bueno, me has dejado a la altura del barro. Esos comentarios deberían venir en las guías. Si quieres escribimos una de los vinos que hay que evitar. Aunque nuestras piernas corran peligro.
Un saludo, las orejas y el rabo.(Ahora entre tu y yo, las mismas sensaciones tuve yo en los lacres hace un par de años)

La Guarda de Navarra dijo...

Se me olvidaba, ¿que vino de todos los que probaste beberá Puff daddy para ponerse así?

IGLegorburu dijo...

Hombre Guarda, esa guía estaría bien. Ya sabes que a base de probar cosas uno se queda al final con poquitas. No pude probar el Ribera que conoces bien :-), aunque sí estuve con...ya te imaginas. Bien, de lo decente del Salón. ¿Menos madera que en el 2004? Bastante floral.

Lo de Puff...pues eso, puffffff (pronunciado con u). Se bebería algún "aguardiente de uva", es decir, cualquier vino de esos de 15 graditos que nos proponen. Como se enterase Stevie Wonder...volvía a anunciar aquel famoso spot.

Saludos