miércoles, 16 de enero de 2008

Nueva imagen para la D.O.C.Rioja

Pues así es. La nueva imagen de los vinos de la D. O. C. Rioja fue presentada ayer en Madrid y parece ser que quiere representar a una artística cepa de la variedad Tempranillo.

Aquí tienen el resultado:
Un saludo
..................................................................
The Show Must Go On (Queen)

8 comentarios:

www.ino dijo...

Le faltan los puntos sobre las íes.
Y ¿Seguro que es tempranillo?

Letroncio dijo...

Yo creo que es cabern...ups, perdón, variedad experimental. :)

Muy potita.

Els vins de Pilar Vi i Jose Tinto dijo...

Hola,

No sé si es tempranillo, pero parece una cepa en vajo y vieja, por la sensación de las ramas retorcidas...
Me gusta, y creo que refleja muy bien los vinos de la Rioja: clasicidad, elegancia, pero también modernidad.
Habéis visto por ejemplo el sello de la D.O. Terra Alta??? és bonito, la A es un racimo, pero da la sensación de ser muy impersonal, vacuo...

Saludos,
Pilar.

Els vins de Pilar Vi i Jose Tinto dijo...

Antes quise cedir en "vaso" y no en "vajo"...

La Guarda de Navarra dijo...

Desconocía el cambio. Gracias por bajarme de la nube.
No me disgusta la estética.
Quien se encuentre al frente de la DOC lleva signos de ser reconocido y respetado pues sus últimas decisiones posicionan al Rioja como una denominacion comprometida, en evolución y menos cerrada que antaño. Al menos a mi me lo parece.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues siento discrepar pero a mí no me gusta nada. Han perdido, en mi opinión, una oportunidad para modernizar y relanzar la imagen de la DOC: un dibujo conservador, quasi estilización de una cepa en vaso, en efecto, pero muy lejos de lo que el diseño de marcas propone hoy.
O acaso es esto lo que ya quieren los de la DIC, claro, no salirse del guión "marcado".
En fin...quot caput, tot sententiae...
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Donde dije "DIC", póngase "DOC". Y disculpas.
Joan

Anónimo dijo...

Yo como Joan, no me gusta. Por que soy muy clásico y además no me gustan los cambios.
federico